¿QUÉ ES PASSIVHAUS, PASSIVE HOUSE O CASA PASIVA?

Passivhaus, Passive house significa casa pasiva. Passivhaus es el método constructivo más reconocido, completo y exigente en el mundo de la edificación energética, donde lo importante es conseguir una gran eficiencia energética mejorando el confort, la salud y la calidad de vida del propietario.

Sus orígenes se remontan al año 1990 en Darmstadt, Alemania, donde se construyó el primer edificio Passivhaus, por los profesores Wolfgang Feist y Bo Adamson. Posteriormente, crearon el Passivhaus Institut, organismo que establece los parámetros del estándar y su certificación.


Primer Edificio Passivhaus en Darmstadt

En la actualidad, ante la falta de normativa nacional sobre edificios de consumo casi nulo en la mayoría de los países occidentales se adopta el estándar Passivhaus, de manera voluntaria por los promotores y agente implicados en el proyecto ya que la certificación Passivhaus es el requerimiento más restrictivo en términos de eficiencia energética y calidad de aire interior. De acuerdo, a la base de datos del Passivhaus Institute de Alemania, cuenta con más de 4500 pasivos que siguen el estándar y con 1500 certificados a nivel mundial.

Para conseguir cumplir con el estándar, en la fase de diseño, se realiza una simulación energética del edificio, analizando su diseño bioclimático, aprovechando las fuentes de calor internas, la energía y la luz natural durante el invierno y minimizando la incidencia solar durante el verano. Al mismo tiempo, se tiene en cuenta la composición de su envolvente térmica, la inercia térmica de sus materiales y la optimización de sus puentes térmicos. A través del análisis de todos estos datos se eligen las mejores medidas arquitectónicas para nuestro edificio obtenga elevados niveles de confort interior, y un consumo energético muy bajo. Un sistema de ventilación mecánica suministra aire fresco y filtrado constantemente, logrando una calidad de aire superior y sin corrientes de aire desagradables. En la fase de ejecución, se cuidan minuciosamente todos los detalles constructivos y se realiza un control muy riguroso de la estanqueidad consiguiendo de este modo que el consumo de energía sea casi nulo generando un gran ahorro económico, entre un 80-90% aproximadamente sobre el consumo de nuestras facturas.

 

Vivienda unifamiliar Ribadesella diseñada bajo criterios del estándar Passivhaus.


Algunos de los beneficios de las casas pasivas son que proporcionan muy buena calidad del aire que respiramos, un gran confort acústico, lumínico y térmico, y un ahorro energético muy importante.