Llega la medición individual para las calefacciones centralizadas.

El cambio del actual sistema de calefacción central responde a la Directiva Europea de Eficiencia Energética. Entre sus objetivos se encuentra la reducción del consumo de energía en los edificios dotados de una instalación centralizada de calefacción o refrigeración, encontrándose mayoritariamente en inmuebles antiguos y con un deficiente aislamiento térmico.

Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Dinamarca y Suiza han sido los primeros países en aplicar esta directiva y ya es obligatorio tener instalados los contadores individuales. En España, la fecha tope para instalar dispositivos de lectura individual de consumos de calefacción, agua caliente y aire acondicionado es el 31 de diciembre de 2016, así que las comunidades disponen de casi un año de plazo para adecuar sus sistemas de calefacción.

Con estos aparatos, un hogar puede conocer, incluso a diario, el consumo de calefacción en el baño, la cocina y en cada habitación pudiendo tomar decisiones de uso basándose en esos datos, cada uno será consciente de su consumo y por lo tanto será capaz de autorregularse.

La adaptación no es muy compleja, aunque depende del sistema de calefacción. Hay calefacciones centralizadas que utilizan:

  • En un sistema de anillo una tubería suministra el agua a todos los radiadores de la vivienda y otra la extrae. En estos casos habrá que colocar un contador individual de consumo en cada hogar para que cada uno sepa cuánto gasta y un termostato para que cada uno pueda regular la temperatura de su vivienda. . El contador ofrece así una medida de consumo en kilovatios. El precio de un juego de contador y válvula es aproximadamente oscila entre los 250 y 300 euros por vivienda.
  • En un sistema de columna el agua circula por todas las viviendas, en columnas verticales de un radiador a otro en otra planta en la misma ubicación. Quienes tengan las calefacciones centrales más antiguas serán los que afronten los mayores desembolsos. La adaptación es algo más complicada porque habrá que instalar un repartidor de costes, una válvula en cada radiador de la casa y un sistema centralizado de lectura. El repartidor, junto a la válvula que permite regular la potencia del calefactor, tiene un coste en torno a los 30 o 40 euros para cada radiador. En estos edificios la bomba dimensionada es para funcionar con caudal fijo, con lo que en el momento de instalar el repartidor y la válvula se podrá graduar la potencia en cada vivienda será necesario realizar una obra hidráulica para que el circuito lo soporte. Una bomba de velocidad variable, para un edificio de entre 30 y 50 viviendas, puede tener un coste aproximado de entre 1.500 y 1.750 euros. Con lo que se puede observar que en este caso la adaptación es bastante más costosa que en el sistema es de anillo.

sistema calefacción anillo y columna

Otra opción que se está haciendo mucho en las comunidades con calefacción centraliza es la de descentralizar la caldera e instalar en cada hogar su propia caldera lo que genera un poco más de consumo pero cada vivienda pueda decidir cuándo enciende o apaga su calefacción.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.